CIRUGÍA DE GANGLIOS LINFATICOS

1 TIPOS DE PATOLOGÍAS

Los ganglios linfáticos son pequeñas y ovaladas masas de tejido que encontramos intercaladas en el recorrido de los vasos linfáticos. Los vasos linfáticos contienen linfa, que es un líquido transparente compuesto de proteínas absorbidas de distintos tejidos, grasas no solubles y linfocitos de órganos y ganglios linfáticos. La linfa actúa como intermediario entre los tejidos y la sangre y tiene un flujo diario de entre 2 a 4 litros. Los ganglios actúan como filtro capaz de destruir tanto toxinas como microorganismos y los hay en elevado número (más de 500).

Cuando están inflamados son signo de alerta tanto de infecciones (que suelen resolverse con tratamiento médico) como de procesos tumorales locales o sistémicos.

 

2 OBJETIVO DEL TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

El objetivo más común de la cirugía es la de extraer tejido del ganglio más inflamado y accesible, que suelen ser axilas, cuello e ingles, para analizar  (biopsia) su naturaleza. En general se cerrará la herida de la piel mediante sutura salvo que exista contraindicación.

En ocasiones los procesos tumorales se acantonan en los ganglios y es imperativo la exéresis exhaustiva de los mismos.

 

3 PREPARACION PARA LA CIRUGÍA

Usted debe colaborar en una preparación adecuada para mejorar sus resultados. Tenga la precaución de acudir en ayunas de sólidos durante las 6 horas previas a la intervención y de agua y  otros líquidos no particulados las 2 horas previas. Cuéntele a su cirujano todos los medicamentos que toma de forma habitual, sobre todo aquellos que tienen efectos sobre la sangre.  Si la cirugía se prevee ser realizada con anestesia de cualquier tipo, incluída la sedación, usted debería ser valorado por un anestesista.

 

4 ANESTESIA INDICADA EN ESTAS CIRUGÍAS

La anestesia más utilizada para la biopsia suele ser la anestesia local. Suele ser bien tolerada pero si conoce o sospecha que pueda tener alergia o intolerancia, comuníquelo a  su cirujano en la consulta, no espere al día de la cirugía. En ocasiones y en casos seleccionados por el procedimiento o por el paciente puede requerir asociarla a ansiolisis y/o sedación o, en cirugías en las que se plantea la exéresis de la cadena ganglionar completa, debe plantearse anestesia general o regional.  En estos casos, puede requerirse la visita previa al anestesista (ir a “quien es el anestesista”)   (ir a “consulta de anestesia”).

 

5 RIESGOS

Los riesgos asociados a este tipo de cirugías son raros siendo el más frecuente la linforrea o fístula quilosa en el caso de cirugías de toma de biopsia y que con frecuencia requiere reintervención y el linfedema más frecuente tras la cirugía de la cadena ganglionar completa, fundamentalmente tras la cirugía de cáncer de mama.

 

6 EL DIA DE DESPUES

En la mayoría de los casos, usted podrá reanudar su actividad habitual tras la retirada de los puntos de la herida quirúrgica. En caso de notar salida continua de líquido por la herida o comenzar con inflamación de la extremidad afecta, consulte con su cirujano. En la mayoría de los casos el tratamiento indicado es el conservador.

En caso de linforrea suele requerir reposo y drenaje compresivo.

En caso de linfedema, el tratamiento fisioterápico y una dieta específica rica en frutas, verduras y unos 2 litros de agua al dia así como evitando la sal y las grasas, mejorará los resultados.