FASES DE LA ANESTESIA GENERAL

La  anestesia general se ha comparado clásicamente con el vuelo de un avión. Como en la aviación, el comienzo y el final de la anestesia general son las fases más delicadas  y en las que hay que extremar el cuidado para evitar accidentes.

Existen tres fases de la anestesia: la inducción (el despegue), el mantenimiento  (la ruta) y el despertar (el aterrizaje).

Llamamos  INDUCCIÓN  al comienzo de la anestesia general. Antes de empezar te conectarán a un monitor y te canalizarán una vía venosa.  Te administrarán  una combinación de fármacos que te llevarán a un estado de coma artificial. En ese momento perderás ciertos  reflejos protectores  y la respiración espontánea. El anestesista te proporcionará el modo de respirar de manera artificialDespués de esta fase, ya estará todo a punto para qué pueda comenzar la cirugía.

El MANTENIMIENTO es el tiempo de la anestesia en el que se realiza la cirugía.  Permanecerás dormido gracias a los fármacos que se te irán administrando de manera constante por el respirador o por vía venosa. El anestesiólogo va reajustando las dosis según tus necesidades y las de la cirugía. También tratará los efectos de los fármacos y de la agresión quirúrgica, apoyándose en la vigilancia de tus constantes vitales.

El DESPERTAR se realiza concluida la cirugía. El anestesista suspenderá los fármacos que te han mantenido bajo anestesia general. Comenzarás a despertar  progresivamente, hasta recuperar poco a poco la consciencia, los reflejos, y la capacidad de respirar de forma espontánea. Cuando el anestesista compruebe que éstos están completamente recuperados, te retirará la respiración artificial y te acompañará a la sala donde harás la recuperación postoperatoria. Es normal sentirse somnoliento durante las primeras horas, pues algunos fármacos usados durante la anestesia tardan horas en metabolizarse.