Los betabloqueantes

Los betabloqueantes como Atenolol (Tenormin®), Carvedilol ( Coropress®) y Bisoprolol (Emconcor®) son medicamentos que se toman para control de la frecuencia cardiaca del corazón, y de la tensión arterial, mejorando la llegada de oxígeno al músculo del corazón. Controlan las alteraciones del ritmo rápidas (taquicardias). Y se les conoce un efecto antiinflamatorio, estabilizando la arteriosclerosis de las arterias coronarias (la responsable de las anginas e infartos de miocardio).

Los betabloqueantes protegen a los pacientes de la isquemia del corazón si la cirugía trascurre sin complicaciones. En el caso de complicaciones debidas a un  sangrado importante  o a una infección grave, se  ha visto que estos pacientes tienen peor repuesta al esfuerzo realizado por el corazón ante estas situaciones.

Se debería ajustar la dosis con un análisis individualizado del paciente y de la cirugía a la que se enfrenta, para alcanzar una frecuencia de 60 a 70 latidos por minuto en reposo, sin hipotensión. El tratamiento debe iniciarse  como mínimo una semana antes de la cirugía para evitar hipotensión. Su suspensión puede producir efecto rebote que puede resultar perjudicial para el paciente.

Los pacientes en tratamiento crónico deberán tomar la medicación hasta la misma mañana de la cirugía.