Medicación broncodilatadora

ANTES DE IR AL QUIRÓFANO USA TU BRONCODILATADOR HABITUAL, TUS BRONQUIOS ESTARÁN MÁS ABIERTOS DURANTE LA ANESTESIA.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es  frecuente, los pacientes generalmente tienen antecedentes de tabaquismo. En esta enfermedad  se engloba  la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar. El asma es otra enfermedad pulmonar no asociada al tabaco.

Los pacientes con asma o EPOC, según la gravedad de su enfermedad están tratados de forma crónica o sólo en los periodos de empeoramiento con fármacos broncodilatadores. Estos fármacos “abren” los bronquios, disminuyen su resistencia  y facilitan que el aire entre con menos trabajo hacia el pulmón. Se usan por vía inhalatoria.

Son de tres tipos.
Beta-2-agonistas: Ventolin®, Serevent®

Anticolinérgicos de larga duración de acción; Atrovent®, Spiriva®

Corticoides inhalados: Pulmicort®.

Además existen asociaciones de varios fármacos como: Symbicort®.

Si estás en tratamiento crónico con uno o más fármacos broncodilatadores (inhaladores) debes continuarlo hasta la operación, aplicándotelo antes de ir al quirófano. Tras la cirugía se reintroducirán en cuanto tu situación lo permita.

El anestesista a veces en pacientes EPOC no tratados o en pacientes asmásticos, decide iniciar un tratamiento con estos fármacos unas semanas antes de la cirugía, o incluso sólo el mismo día de la cirugía para disminuir los riesgos respiratorios  y mejorar su respiración después de la cirugía.

Además es conveniente abandonar el consumo de tabaco y realizar maniobras de fisioterapia respiratoria ante determinadas cirugías como abdominal y torácica.

 

ENLACES DE INTERÉS. 

https://www.fisterra.com/salud/1infoconse/asmaEducacionAutocontrol.asp

http://www.respirar.org/

https://www.gemasma.com/pacientes/