Pacientes usuarios de mascarilla de CPAP y pacientes con oxígeno domiciliario.

SI EN CASA DUERMES CON MASCARILLA O TIENES OXÍGENO, TRÁELO AL HOSPITAL.  POR TU SEGURIDAD DEBES SEGUIR USÁNDOLO CUANDO TE OPERES

PACIENTES USUARIOS DE MASCARILLA DE CPAP

El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), es la enfermedad del sueño más frecuente. Se produce por obstrucciones repetidas de la vía aérea (la parte de la cabeza y el cuello por donde se respira) mientras dormimos. Tiene una importante relación con la obesidad.  Es más frecuente en hombres, obesos, mayores de 50 años, con cuello gordo, y que respiran mal por la nariz. Pero también puede afectar a mujeres y niños (por ejemplo los que sufren de anginas o vegetaciones).

El paciente con SAOS es el típico roncador, que descansa mal por la noche, se despierta con sensación de ahogo, y tiene mucho sueño de día, la falta de descanso hace que tenga un comportamiento distraído  e incluso pérdida de memoria.

El tratamiento incluye medidas higiénicas como adelgazar, dormir de lado, el uso de mascarilla de CPAP que actúa mejorando la obstrucción del cuello, y si no se tolera la mascarilla a veces se puede corregir la obstrucción con cirugía.

El paciente SAOS puede necesitar cualquier cirugía, incluida la cirugía propia de corrección del SAOS. Ante una cirugía el tener SAOS supone un elevado riesgo para la anestesia, sobre todo si es anestesia general. Las principales complicaciones son las respiratorias.

Recomendaciones de cara a la cirugia

En la consulta de anestesia debes comunicar al médico que usas mascarilla para dormir, y llevar los informes.

Aunque no sepas si eres SAOS, puedes decir si eres roncador, despiertas a tu acompañante y no descansas por la noche. Te derivará a la unidad del sueño si tiene alta sospecha de SAOS para que te estudien.

El anestesista te informará de qué tipo de anestesia te van a administrar y cuales son tus riesgos.  También si vas a necesitar después de la cirugía permanecer en una unidad de cuidados postoperatorios.

Si tu cirugía es con ingreso, debes traer la mascarilla al hospital, y comentarlo a la enfermera cuando ingreses. La usaré en el hospital igual que en mi casa, salvo que mi intervención lo impida.  Si mi cirugía es ambulatoria,  la usaré como siempre al llegar a casa.

Hasta el día de la cirugía procura perder peso para mejorar la obstrucción y así disminuir el riesgo.

Enlaces de interés: 

Vídeo sobre la apnea del sueño, de la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) 

 

PACIENTES CON OXÍGENO DOMICILIARIO (en casa).

Hay pacientes que por indicación del médico  usan  oxígeno en su casa, durante un número de horas al día y a una determinada cantidad expresada en litros/ minuto. Es probable que tengan una enfermedad pulmonar y/o cardiológica avanzada y lo usen de forma habitual. O puede que el tratamiento con oxígeno sea temporal, después de un proceso agudo como una neumonía en pacientes con bronquitis crónica previa.

El oxígeno  busca aliviar la sensación de ahogo o fatiga durante el ejercicio y el reposo de los pacientes.

Recomendaciones de cara a la cirugía

Si tienes oxígeno en casa y vas a ser operado, es muy importante lo comuniques en la consulta de cirugía y de anestesia, también que lleves los informes médicos.

En la consulta de anestesia te explicará tus riesgos personalizados, y te dirá si existe la posibilidad de no realizar una anestesia general para disminuir esos riesgos. Dependerá, sobre todo, del tipo de cirugía que se te va a realizar. Como norma general se realizarán técnicas regionales y/o locales,  si la cirugía lo permite.

También te explicará si `vas a necesitar ingreso en una unidad de cuidados postoperatorios después de la cirugía.

Si mientras estás esperando para operarte tienes una descompensación o has tenido un ingreso, es importante que lo comuniques al teléfono de contacto del hospital. La cirugía podría retrasarse. ¡Por tu seguridad, avisa!