Puntos clave

La anestesia general es una situación de coma reversible provocado de manera artificial por un anestesiólogo para poder someter al paciente a una intervención

Durante la anestesia general se pierde la capacidad de respirar de forma espontánea y necesitarás ser conectado a un respirador.

La anestesia general también provoca la pérdida de ciertos reflejos como el de toser o el de tragar. Es muy importante que cumplas ciertas horas de ayuno para evitar que el contenido del estómago pase a los pulmones.

Es de vital importancia que transmitas al anestesista y a todo el equipo tus alergias conocidas a medicamentos y tus antecedentes médicos para evitar situaciones de peligro.

El anestesista con la ayuda de la monitorización, vigilará tu estado en todo momento, ajustará las dosis en función de tus necesidades y te administrará los medicamentos necesarios para cada situación.